Nosso Blog é melhor visualizado no navegador Mozilla Firefox.

Pesquisar este blog

Carregando...

Total de visualizações de página

Google+ Followers

Follow by Email

Translate

Seguidores

domingo, 27 de janeiro de 2008

¿Hebreo o israelí? Un lingüista aviva un debate sionista

31/12/2006 - 17:08
IBLNEWS, AGENCIAS

En un Israel al que a menudo se le traba la lengua al tratar de definir la identidad nacional, puede decirse que el hebreo habla por todos.

Remontándose a los tiempos de la Biblia, para muchos israelíes el idioma ofrece una sensación de continuidad y renovación, así como un contrapeso vibrante y que se hace oír para los divisorios debates contemporáneos.

Pero un lingüista disidente quiere que eso cambie y su campaña ha atraído la ira de consagrados eruditos, quienes lo ven como a una amenaza politizada para uno de los pilares del Estado judío.

Ghil'ad Zuckermann, un egresado de la Universidad de Tel Aviv de 35 años con doctorados de Oxford y de Cambridge, sostiene que el hebreo moderno ahora debería llamarse "israelí" y abandonar su reivindicación como descendiente puro de las santas escrituras.

"A los israelíes se les lava el cerebro para creer que hablan el mismo idioma que (el profeta) Isaías, un idioma puramente semita, pero eso es falso," dijo Zuckermann a Reuters durante una gira de conferencias para promocionar su polémico libro de inminente publicación "El Hebreo Como Mito."

"Es hora que reconozcamos que el israelí es muy diferente del hebreo del pasado," agregó Zuckermann, quien plantea la perdurable influencia de los dialectos europeos modernos, especialmente el yiddish, el ruso y el polaco, importados por los fundadores de Israel.

Las conferencias de Zuckermann están llenas, con la crema de la academia israelí luciendo invariablemente incierta sobre si respaldar su innovadora veta o levantarse en defensa de la lengua madre.

Algunos críticos ponen a Zuckermann en la misma bolsa que los revisionistas, quienes se hicieron conocidos al poner en cuestión la justicia de la guerra de 1948 de la fundación de Israel en lo que había sido el Mandato Británico de Palestina.

Los primeros sionistas asumieron rápidamente el hebreo como parte de un antiguo derecho de nacimiento a la tierra que también es reclamada por los árabes palestinos.

"Su actitud para con el hebreo moderno no es tanto la de un lingüista profesional, sino que la de alguien motivado por la agenda del pos, sino anti, sionismo," escribió un contribuyente israelí al periódico estadounidense Jewish Daily Forward.

El profesor Moshe Bar-Asher, presidente de la Academia del Idioma Hebreo de Israel, vinculó a Zuckermann con Noam Chomsky, un renombrado lingüista del Instituto de Tecnología de Massachussets, quien en las últimas décadas se convirtió en un crítico alocado de la política exterior de Estados Unidos.

"Pienso que Zuckermann es un muy buen académico, pero se arriesga a malgastar sus esfuerzos al mezclar la lingüística con la política," dijo Bar-Asher. "El genera mucho antagonismo."

¿ANTI SIONISTA O ULTRA-NACIONALISTA?

Aunque no es ajeno a la controversia, Zuckermann, un efervescente ex oficial del ejército quien hizo lobby contra una campaña por parte de académicos británicos en favor de los palestinos para boicotear a sus homólogos israelíes, dice estar consternado por ser censurado por motivos patrióticos.

Dice que sus opiniones también fueron rechazadas por los israelíes de izquierda por ser "ultra nacionalista," como ellos lo llaman por intercambiar el "hebreo," un término que puede ser divorciado de la política, con algo que estaría mucho más estrechamente identificado con el sionismo.

Para Zuckermann, la prueba de la discontinuidad lingüística entre el Israel antiguo y moderno, es que el hebreo tuvo que ser revivido por parte de los pioneros sionistas y lexicógrafos del siglo XIX, después de 1.700 años en los que no fue la lengua madre de nadie.

El hebreo había estado en decadencia desde el siglo I, cuando Judea tenía una soberanía limitada bajo el dominio romano: es más posible que Jesús, al igual que otros judíos, hablase el popularizado arameo.

"La resurrección contemporánea es destacable, por supuesto, pero no significa que la evolución natural que se ve, digamos, del anglosajón al inglés medieval (y de este) al inglés moderno no exista entre el hebreo y el israelí," dijo Zuckermann.

Quienes no están de acuerdo con Zuckermann observan que el israelí promedio puede adivinar el significado de gran parte del hebreo bíblico sin ayuda. No es el caso, por ejemplo, de los angloparlantes quienes tratan de descifrar un clásico anglosajón como Beowulf.

Bar-Asher describió al hebreo moderno como la última cuota histórica de un idioma que siempre había sido preservado en los seminarios rabínicos judíos, sino en las calles de Tel Aviv.

"Estaba el hebreo bíblico y luego vino el hebreo de la Mishna y así sucesivamente," dijo, refiriéndose al canon de la ley judía de 1.800 años de antigüedad, que incluye frases prestadas del arameo y del griego.

"Hoy en día contamos con una nueva forma israelí del hebreo. Llamarla simplemente 'israelí' tiene demasiadas connotaciones desafortunadas," agregó.

Zuckermann dijo que su hebreo reflejaba su propia idea de Israel.

"'Israelí' no es tan despectivo. Celebra el idioma más joven del mundo, hablado en un país que está constantemente reinventándose," dijo. "¿Qué hay de malo en eso?."

Nenhum comentário: